La pregunta de aviram sobre el blindaje

”¡Muchas gracias, señor Keshe, por ayudarnos a levantarnos y a caminar!

Hace algunos años, los experimentos con reactores dinámicos demostraron el efecto de blindaje: A cierta velocidad, el sonido del motor del reactor y el de la radio ya no se oyen. ¿Cómo podemos crear el mismo efecto de blindaje sin usar reactores, sino sólo con el poder de nuestra alma?

Sé que los bebés pueden dormir en un entorno muy ruidoso; ¿cómo lo hacen?”

Los bebés, cuanto más jóvenes son, más cerca están del alma porque aún no se han llenado de las creencias colectivas que poco a poco desestructuran su conciencia. Por lo tanto, es fácil para ellos centrar la atención en el alma, y el mundo material, con todo el ruido que conlleva, puede desaparecer.

Ya no somos niños y la mayoría hemos perdido la inocencia, nuestra conciencia está bastante desestructurada. Pero hay otro camino abierto para nosotros: los sueños. Comprender los sueños nos ayuda a entender cómo funciona el alma: En el estado de sueño, el alma está menos limitada por la Mente y puede moverse más libremente.

En el llamado estado de vigilia, el libre albedrío de la Mente controla el cuerpo. La mayor parte del tiempo la Mente está absorbida en el plano de la materia. El alma está entonces más bien excluida y, por así decirlo, encerrada en su contenedor, el torrente sanguíneo que rodea el cerebro, como un pájaro en una jaula.

En el estado de sueño la Mente está “dormida”, lo que da más libertad al alma; en estos momentos estamos en una posición desvinculada del estado de la materia. Normalmente, nuestra atención está casi siempre en la Mente, en el ruido; pero a medida que el Alma gana poder durante el sueño, nuestra atención se aleja de la Mente hacia el nivel del Alma – donde ya no escuchamos el ruido.

En los sueños, el Alma se expande más allá de los confines del cuerpo físico y entonces es capaz de comunicarse con otra Alma. Sin embargo, esta línea de comunicación también puede dirigirse hacia el interior para abarcar todo el cuerpo físico y así controlarlo. Cuando extendemos el campo del alma más allá de los límites del cuerpo, todo lo que sucede fuera de los límites del cuerpo queda bloqueado, a menos que queramos sentirlo.

Entonces ya no escuchamos el ruido del mundo físico, sino la voz del alma, porque estamos en el campo del alma. Asimismo, si estamos dentro de los campos de la Tierra, no oiremos los sonidos del sistema solar; y viceversa: si estamos en sintonía con los campos más allá de los campos de la materia, no oiremos los sonidos de la materia.


De la muerte a la inmortalidad

Mensaje de una madre en Rusia

“Estimado Sr. Mehran Keshe. Mi única y querida hija María, que tenía 23 años, murió durante una intervención quirúrgica. El mundo entero se detuvo para mí, la vida se dividió en “antes” y “después”. Sufro mucho. Ha pasado el primer año desde la tragedia, pero todavía no puedo aceptarlo. Lo único que me importa, todo el sentido de mi vida, ahora es entender cómo funcionan la vida y el universo.

Estimado Mehran, nadie puede responder a mis preguntas porque la gente o tiene una doctrina religiosa o no cree en nada. Soy de la opinión de que es sencillamente imposible vivir como lo hacemos todos hoy. Es un completo callejón sin salida y una degradación que lleva a la destrucción. Y cuando vi por casualidad sus explicaciones sobre el funcionamiento del universo, sentí que había conseguido desvelar el mayor misterio: el origen de la vida humana.

Por favor, responda a la madre que no tiene paz, ¿qué hay en la otra vida y volveremos a vivir? ¿Volveré a encontrar a mi hija? ¿Por qué vivimos? ¿Cuál es el sentido de nuestra vida en este mundo? Les agradecería mucho sus respuestas. Qué alegría saber que hay personas que no sólo piensan en su propio pellejo y en su dinero, sino en el desarrollo y el bienestar de toda la humanidad, que se han elevado por encima de todo lo trivial e incidental. Hay muchas madres desafortunadas como yo que han perdido a sus hijos; están sufriendo mucho y quieren saber la verdad sobre la vida y la muerte. Cuánto mejor serían nuestras vidas si conociéramos esa verdad.

Le deseo a usted y a su equipo mucha salud y bienestar.

Atentamente, E.D.”.

Buda y el niño muerto

Buda se alojaba en una aldea. Una mujer se le acercó llorando. Su único hijo había muerto repentinamente. Como Buda estaba en la aldea, la gente le dijo: “No llores. Ve a este hombre. Dicen que tiene una compasión infinita. Si quiere, su hijo puede volver a la vida. Así que no llores y ve a Buda”.

La mujer se fue llorando con el niño muerto, y todo el pueblo la siguió, todo el pueblo se conmovió. Los discípulos de Buda también se sintieron conmovidos; empezaron a rezar en silencio por la compasión de Buda, para que bendijera al niño y pudiera resucitar.

Todos estaban inmóviles. Buda permaneció en silencio. Miró al niño muerto, luego miró a la madre que lloraba y le dijo: “No llores, sólo haz una cosa y tu hijo volverá a vivir. Deja su cuerpo aquí, vuelve a la ciudad, ve a cada casa y pregunta a cada familia si alguien ha muerto en su casa. Si encuentras una casa en la que nunca ha muerto nadie, pide allí algo de comida, pan, arroz o cualquier otra cosa, pero asegúrate de que proviene de una casa en la que nunca ha muerto nadie. Y esa comida devolverá inmediatamente la vida al niño. Adelante, adelante. No pierdas el tiempo”.

La mujer estaba feliz. Sintió que ahora se produciría el milagro. Tocó los pies de Buda y se adentró en la aldea, que no era muy grande, sólo unas pocas casas, unas pocas familias. Iba de una familia a otra y preguntaba. Pero en todas las familias le dijeron: “No, ya había un muerto en nuestra casa. Eso es imposible. No hay una sola casa -no sólo en este pueblo, ni en todo el mundo- en la que no haya muerto alguien”.

La mujer se dio cuenta de que Buda le había jugado una mala pasada. Eso era imposible. Pero siempre hubo esperanza. Siguió preguntando hasta que hubo sondeado todo el pueblo. Sus lágrimas se secaron, su esperanza se desvaneció, pero de repente sintió que un nuevo sentimiento, una serenidad, la invadía. Se dio cuenta de que el que iba a nacer tendría que morir. Es sólo cuestión de años. Alguien morirá antes, alguien morirá después, pero la muerte es inevitable. Volvió y tocó de nuevo los pies de Buda.

Fuente de la historia: El libro de los secretos, de Osho

Entonces, ¿somos inmortales o no? ¡!

Desde el principio de la creación, no hay nadie que haya sobrevivido a toda la época de la creación excepto el Creador. Así que parece natural que pasemos por el ciclo de muerte y renacimiento.

Al mismo tiempo, sabemos que en el  momento de la muerte nuestra alma se libera de la jaula del cuerpo. En cada proceso de muerte, nuestra alma deja esta dimensión para entrar en una dimensión mayor. Es como si fuéramos agua en un vaso; en el momento de la transición, nuestro vaso se vierte en un recipiente más grande de agua, junto con muchos otros vasos (las almas que también están haciendo la transición). El proceso de integración en dimensiones cada vez mayores continúa hasta que alcanzamos la dimensión del Creador.

¿Esta evolución sólo es posible a través de la muerte? ¿No es posible que poco a poco seamos conscientes de dimensiones cada vez mayores hasta llegar a la dimensión del Creador?

Parece que MT Keshe habla desde el punto de vista de la dualidad y del plano de la materia. Habla de la evolución del alma de la forma física desde el plano de la materia al plano fundamental, de la dualidad a la realización de la unidad.

“La evolución del alma humana nunca termina, pues el Creador también está en eterna evolución. Avanzamos con Él a menos que hayamos vivido una vida poco ética y no hayamos devuelto nada a la Madre Tierra”. MT Keshe

Durante nuestra transición fuera de la dualidad, en cualquier punto de la muerte, la forma en que hemos vivido, la forma en que hemos utilizado nuestros talentos, determinará si ascendemos a una dimensión superior o nos desintegramos en varias partículas de energía que posteriormente se dispersan por el universo.

¿Tiene que separarnos la muerte?

En el plano físico, estamos definitivamente separados de una persona que muere. En el nivel fundamental, en la dimensión de nuestra alma, nunca ha habido ni habrá una separación. ¿Cómo puede haber separación si no hay espacio? Así que, sí, volveremos a ver a todos los que hemos querido y conocido. Podremos conocer a nuestra abuela, que murió cuando sólo teníamos 6 años.

De hecho, nunca podremos separarnos de los que hemos amado. Una vez que nos hemos conectado a ellos, siempre seguiremos conectados a ellos; la conexión no puede cortarse. Ahora entendemos que nuestro propio deseo de conectar con ellos impide la conexión, porque nuestro deseo se basa en la creencia de que estamos separados y que no hay conexión. Del mismo modo, no podemos abrir una puerta que ya está abierta.

“Sois vosotros los que creáis la separación a través de vuestro sufrimiento; ¡así que no os aflijáis!

En lugar de eso, reza por ellos, da libremente tu alma a la suya y diles que pueden tomar lo que necesiten. Y un día te encontrarás con ellos de nuevo, un día volverán.

No busques la conexión física, busca la conexión del alma.

Nunca trates de hacer que otra alma regrese, al contrario, dale siempre a tu alma para que encuentre la paz, y luego espera a que venga a ti por su propia voluntad”. MT Keshe

De hecho, cuando soñamos con alguien que ha ido a otra dimensión, es una prueba de que estamos conectados.

En esencia, fuimos, somos y siempre seremos una parte del Alma Creadora; pero a medida que pasamos de la dualidad a la realización de la unidad, podemos realmente tener una idea correcta de un camino que nos lleva cada vez más cerca del Creador – y podemos caminar ese camino.

“Un día el hombre se dará cuenta de que no hay muerte, nunca la hubo y nunca la habrá. Si hubiera muerte, nunca habría habido creación, porque el Creador nunca habría existido”. MT Keshe


La creación del alma y el hombre

Sylviane Burzala Fanigliulo– Miércoles 6 de enero de 2021-en facebook

El 30 de diciembre, el Sr. Keshe fue invitado a un canal italiano, Radio Visione 11.11. El tema era el encuentro de la Ciencia y el Alma.

¿Dónde está el Alma?

Todo hombre tiene una fuente dentro de sí mismo, el Alma. Es el centro de su vida. Controla todas las funciones vitales como la respiración, el pulso, la presión sanguínea, la digestión, etc. Es la fuente de toda la vida. También podría controlar todas las funciones “voluntarias”, pero el poder de decisión en estas áreas permanece con el “libre albedrío”. El Alma es como si el sol tuviera un sistema solar; los rayos del sol no pueden ser disminuidos sino obstruidos.

La interacción de los campos del sol con el entorno de la galaxia crea el sistema solar con todos los planetas. De la misma manera crea el Alma en interacción con el entorno de la Tierra todos los órganos y otras partes del cuerpo humano.

Así como no podemos tener un sistema solar, sin tener el sol en el centro, no podemos tener una forma física, cuando la fuente, el alma, está fuera. El alma del hombre está dentro de la estructura del hombre. Y su interacción con los campos de la Tierra, y el medio ambiente de la Tierra, crea al hombre en su forma física. El asiento del Alma está en la intersección de una línea entre las dos orejas y la otra entre el tercer ojo y la parte posterior de la cabeza.

El conocimiento de que el Alma está dentro de nosotros, nos da la plena responsabilidad de nuestra Alma y nuestra propia conducta. Se podría decir que el Alma es la representación del Creador dentro de nosotros. Como el Creador nos creó a su imagen y nos dio libre albedrío, nos dio la plena responsabilidad de nuestras vidas. Sin libre albedrío estaremos en la misma situación que las plantas y los animales que no pueden decidir en contra de la Salvación Global, la voluntad del Creador.

Por lo tanto, tenemos la capacidad de usar nuestros cuerpos y su capacidad de pensar, hablar y actuar en el plano material libremente. Pero estas habilidades físicas son sólo débiles reflejos de nuestras habilidades extrasensoriales, como la omnipresencia, la omnisciencia o la omnipotencia. Estos sólo están disponibles para nosotros si estamos cerca del Alma, perfectamente alineados con la Salvación Global. Mientras nuestro libre albedrío decida seguir un camino egoísta, los poderes extrasensoriales no estarán disponibles para nosotros.

Para vivir nuestro pleno potencial – a imagen del Creador – nuestra conducta debe seguir al Alma, el Creador. En cierto modo, cada día es el día del juicio para el hombre, ahora que el hombre sabe que su Alma está dentro de él.

Con su Alma, el hombre ha encontrado su línea de comunicación con el Creador y todos los demás elementos del mundo dentro de sí mismo. Por lo tanto, el hombre ya no necesita que nadie le diga cómo controlar y dirigir su Alma – por lo que hemos llegado al final de toda religión.

La creación del alma y el cuerpo

Según el entendimiento convencional, nuestra existencia comienza cuando el óvulo y el espermatozoide se encuentran. Cada uno de ellos tiene su propia alma, pero cuando se juntan, crean una nueva alma común, que ambos comparten.

Pero de acuerdo con la información de la Ciencia del Plasma y las enseñanzas de Grigori Grabovoi, la creación de nueva vida ocurre de manera diferente – casi todo ocurre antes de la concepción física cuando el esperma se derrite en el óvulo:

El Creador, en un estallido de amor, ya ha creado todo; cada elemento con un número infinito de posibilidades. En esta creación ya se entiende todo, incluyendo por supuesto esta “nueva vida”. En algún momento, dos Almas amantes desean manifestar otra Alma en un acto de co-creación con el Creador. Esta co-creación envía una gran cantidad de luz informativa al conjunto de posibilidades de la pareja, y su deseo en el momento preciso de la co-creación determina cuál de las posibilidades se manifestará.

Entonces la fuerza del campo de plasma, el alma del óvulo atrae el esperma correspondiente. Y el resto se conoce porque ocurre en el nivel material.

Entonces esta nueva Alma absorbe más y más energía del útero de la madre. Y se divide y crea más células, cada una con un alma. Y a medida que el número aumenta, siempre se crea un nuevo punto de referencia central, con el que todos están en equilibrio y se comunican: el Alma colectiva.

Entonces, estas diferentes Almas, en interacción con el nuevo punto de referencia, construirán el cuerpo humano, los brazos, la cara, el cerebro y el resto; y el conjunto dará la estructura del cuerpo humano.

Y la interacción del flujo de los campos sanguíneos con los campos del Alma del hombre, dentro del cerebro, lleva a la creación de emociones. Y así es como se crea la vida. Por eso sentimos nuestras emociones en el cerebro.

La sangre es un sistema de control para los campos dinámicos de plasma. Crea una jaula para mantener el alma dentro del cuerpo. Por eso, cuando el hombre muere y el flujo de sangre se detiene, el Alma del hombre es libre de tomar una nueva posición.

La Vida tras la vida

Y dependiendo del nivel de fuerza, adquirido por el Alma durante el período de vida en la Tierra, el Alma se convierte entonces en la semilla de otro planeta, otra estrella, en algún lugar del Universo. Después de la vida física, cuando nuestra Alma abandona el cuerpo, toma una nueva posición en el Universo, para convertirse en el comienzo de un nuevo Sol, el comienzo de una nueva Vida.

Ahora entendemos el propósito del nacimiento y la creación del Alma. Nos convertimos en una fuente, un Sol, una nueva Vida, a través de la Creación. Somos la semilla para la creación de nueva vida.

Si no hemos aprovechado realmente la oportunidad que tenemos de prepararnos para generar un nuevo universo, si no hemos dado nada, la estructura de nuestra conciencia es tan débil que no es suficiente para crear una nueva vida. En ese punto la conciencia no estructurada se descompondrá como el cuerpo canalizando estos fragmentos en lo que los budistas llaman “Corriente Mental”. Y el Alma regresa al Creador.

En la vida física, creamos niños. Cuando nuestra Alma se libera del cuerpo físico, en las profundidades del universo, se convierte en la semilla de un nuevo sol. Y eventualmente, se convierte en el Sol. Y luego crea su propio sistema solar. Y con ello, creará su propia existencia. Se convertirá en la creadora de nuevas vidas en la dimensión de su fuerza.

En la Tierra, en el plano material, tratamos de dar lo mejor a nuestros hijos, para que tengan una vida plena. A nivel del Alma, ¿qué esperamos de nuestra procreación? Lo que tu Alma lleva, será parte de la creación de nuevas vidas.

Entonces, si nos comportamos mal en esta vida aquí, ¿qué esperamos que tal Alma pueda crear en el espacio, a través del mundo del Creador? Así que tenemos una gran responsabilidad con nuestra Alma, a través de nuestra conducta: esto es lo que traemos a la creación después.

En cierto modo, la Tierra es un vivero de nuevas almas, nuevas semillas para los espacios de todo el universo. La vida nunca termina. La interacción de los campos nunca termina. Se convierten de uno a otro. En el mundo de la física hablamos de conservación de la energía. En el trabajo del Creador, hablamos de la conservación de los campos magnéticos. Pasan de una energía a otra – es un proceso eterno que tiene lugar independientemente de si compartimos la creencia colectiva de la muerte – la gran culpa – o no.


Castigo por comportamiento no ético

El castigo es un invento humano; no existe en el Universo ni en la Comunidad Universal. Los miembros de la Comunidad Universal entienden el funcionamiento de la Trinidad: Alma, alma de la forma física/mental y cuerpo. Gracias a nuestra Trinidad, vivimos en tres niveles simultáneamente: el nivel fundamental del Alma, el nivel de transición de la mente y el nivel físico del cuerpo.

En el nivel fundamental, donde vive nuestra Alma, no hay posibilidad de comportarse sin ética; al igual que el Creador no puede. En el nivel material, el cuerpo – tomado por sí mismo – tampoco puede ser poco ético, porque es una extensión del Alma. Como tal, comparte sus cualidades y conocimientos.

Así que nos queda la transición o nivel de energía donde vive la mente. La mente es la única que puede, debido a su “libre albedrío”, comportarse de forma poco ética.

Pero la mente no es independiente, es parte de la Trinidad, de nuestra estructura fundamental. Además, es la creación del Alma, así como nosotros somos la creación del Creador, dotado de los dos magníficos elementos de libertad y responsabilidad. Esto significa que la mente puede desobedecer deliberadamente al Alma y a la ética universal, y tal comportamiento tiene consecuencias directas en su relación con el Alma.

El Alma vive sólo en el nivel fundamental del Principio Universal, el Bien para Todos; podría decirse que el Alma permanece de alguna manera inmutable en el Principio Universal. La mente, gracias a su libre albedrío, puede cambiar de posición.

Hemos dicho que el mental es creado y mantenido por el Alma. A través de esta conexión, la mente recibe guía, conocimiento y energía para apoyar su existencia y hacer su trabajo – mantener la existencia del cuerpo, que el Alma necesita para divertirse en el mundo 3D.

La conexión entre el alma y la mente es como una banda elástica. Mientras que el Alma no puede alejarse de la mente, así como el Creador no puede alejarse de nosotros; pero la mente sí puede. Cuanto más se aleja la mente del Alma, más tensión pone en la banda elástica, limitando el flujo de conocimiento y energía. Y en algún momento, el elástico ya no puede soportar la tensión y se rompe. Esto es lo que llamamos “muerte física”.

Las enseñanzas universales que estamos recibiendo ahora del Sr. Keshe están de hecho ya depositadas en nuestra Alma desde el punto de su creación. Visto de esta manera, no vienen del Sr. Keshe; más bien, él es el mensajero que nos señala el conocimiento que sólo podemos encontrar dentro de nuestra propia Alma. Por lo tanto, es el grado de cercanía a nuestra Alma el que decide si recibimos las enseñanzas o no.

El propósito de estas enseñanzas es recordarnos nuestro derecho de nacimiento: ser los divinos co-creadores de espléndidos universos, ser omnipresentes, omnipotentes, omniscientes y eternamente invulnerables.

Así que si la mente se distancia del Alma por un comportamiento no ético, se prohíbe reclamar su derecho de nacimiento.

“Es como si uno estuviera sentado en una silla de ruedas y viera a otro hombre corriendo libre, disfrutando de su paseo por el universo. Y mira sus piernas pero no puede moverlas, no puede ser parte de ello. Así que el mayor “castigo” en el universo es estar incapacitado por el amor – ver a un hombre amar a una mujer, ver a una madre amar a su hijo, y ser excluido de él, no ser capaz de amar. No puedes participar, no puedes dar lo que tienes. El amor es el único atributo del Creador. De esta manera, usted es el único juez de su propia conducta”. El Sr. Keshe

En resumen: si hay un castigo, es el que te infliges a ti mismo privándote de la capacidad de amar y disfrutar.

Y, por supuesto, cualquiera que se dé cuenta de su mala conducta, que lo lamente sinceramente y trate de cambiarlo, cambia toda la situación. Como hemos visto, al Alma no le interesa el “castigo” o las “consecuencias” – el único interés del Alma es cambiar el estado de ánimo, si la persona quiere volver a él.

Sin embargo, como resultado de este cambio de estado de ánimo, las dos Almas involucradas – el Alma del verdugo y el Alma de la víctima – deben encontrar un nuevo equilibrio entre ellas. Y esto puede tomar la forma de un proceso que toma tiempo y puede ser gradual. Cuando todo va muy bien, en el proceso de cambio y en la búsqueda de un nuevo equilibrio, ambas Almas pueden ser levantadas y entonces ven que todo el escenario fue en realidad para su beneficio mutuo.


La elevación del alma

Entiendo que “elevación del alma” se refiere al alma de la forma física/mental. Simplemente porque el Alma es igual al Creador y por lo tanto no necesita ser elevada. La elevación del alma de la forma física/mental significa esencialmente transformar al mono hiperactivo en un perfecto sirviente del Alma. Para facilitar esta transmutación, se abren varios caminos:

  1. Los deseos del Consejo Universal y de la Fundación Keshe
    “Doy libremente de mi Alma a todas las Almas existentes, toma lo que necesites. Estoy presente.”
    No es una fórmula mágica, no es una oración católica. Si se hace automáticamente, no tendrá ningún efecto. Tenemos que sentir lo que estamos haciendo todo el tiempo: cómo lo hacemos, cómo nos sentimos cuando lo hacemos, y tenemos que sentir la interacción que crea.
  2. Las prácticas de Grigori Grabovoï
    El campo de la mente es tan amplio que el mono no tiene oportunidad de recurrir a sus habituales tácticas de culpar, juzgar y quejarse.
    Estas prácticas son similares a las danzas sagradas de Gurdjieff.
  3. Las meditaciones de Osho
    Osho ha adaptado muchas de sus meditaciones para la inquieta mente occidental. Las meditaciones dinámicas, en particular, nos ayudan a deshacernos de nuestros desechos mentales para que podamos estar lo suficientemente tranquilos para sentarnos y meditar.
  4. Hay muchas otras técnicas que van en la misma dirección.

Parece importante mencionar que la elevación del alma en términos de la Fundación Keshe y Grigori Grabovoï va más allá y va más allá de simples meditaciones para calmar la mente – intervienen en la conciencia individual y colectiva, cambiando nuestra percepción y realidad.


Conocimiento universal

La UMU como sistemas globales

El siguiente paso será la replicación de todo un sistema solar, con muchos planetas, cada uno girando en su propia dirección y siguiendo su propia órbita. Una réplica de un sistema solar real. Como podemos crear una verdadera representación de trabajo en 3D de un sistema solar, esto nos permitirá localizar cualquier punto del universo al que nos gustaría viajar. Una vez que podamos “ver” el punto de destino, podremos estar allí al instante.

La UEU tiene forma ovalada; hay una razón para ello. De hecho, todos los elementos del universo tienen esta forma ovalada. No son circulares. Una forma circular indicaría un sistema estático, mientras que una elipse indicaría un sistema dinámico, en movimiento, porque las presiones del Magrav son diferentes en cada lado. Nuestro sol, como toda la galaxia, no está estático en la galaxia, sino que se mueve dentro de la galaxia y la galaxia se mueve a sí misma. Un lado absorbe la presión de todo el entorno mientras que el otro lado emite los campos magnéticos.

Cuando miramos la imagen de la NASA de nuestro universo, vemos más elementos en la periferia; porque hay más interacción del universo con otros universos en la periferia. Veremos lo mismo cuando podamos explorar los límites de nuestro propio sistema solar, como se puede ver en la imagen, también hay más elementos en la periferia.
Tomemos el ejemplo de la nueva UEU-salud; tendrá que tener dos esferas: una es el Alma del Doctor y la otra es el Alma del Paciente. Los dos interactuarán en el nivel fundamental, el nivel de perfección. El deseo del Alma del doctor iluminará el Alma del paciente y esta interacción se manifestará en la estructura de la fisicalidad. Recibirás lo que aceptes para elevar el alma de la aptitud física/mental.

“Me pregunto cuántos de ustedes serán lo suficientemente fuertes para llevar la fuerza del alma para elevar su fisicalidad, y con este deseo entrarán en la dimensión del Creador.” El Sr. Keshe

Ampliaremos esta cita en el próximo capítulo: Conciencia y control de la realidad. Estas nuevas UEU, que se presentarán en enero, no tendrán controles ni otra tecnología informática, incluso la iluminación estará ausente.

Cambiar la conciencia colectiva

Esta tecnología propagada por los nuevos UEU permitirá a la humanidad dar un gran salto adelante. El poder de estas unidades se unirá al esfuerzo de muchos de nosotros, que estamos en la vanguardia, en la estructuración de nuestra conciencia. Esta convergencia puede acercar el punto de inflexión de la conciencia colectiva, responsable de la percepción de los humanos a nivel de la materia. Entonces nos despertaremos el 21 de marzo de 2021 y habremos olvidado totalmente todas nuestras faltas pasadas, y abriremos los brazos saludando al nuevo día, en el que todos brillaremos con la luz pura de nuestra Alma.

Ver los campos y no los reactores

Keshe nos recuerda constantemente que no miremos los magravs, reactores y GaNS, que no miremos el soporte de la materia sino que nos abramos a los campos, el agente activo, que crea y mueve sistemas en el plano material.

Este es un paso importante, porque para entender las enseñanzas presentadas desde la semana pasada (KSW356), necesitamos ponernos en la posición de ver los campos y no los soportes materiales. En una época de transición, todavía estamos usando el GaNS para poner las fuerzas de campo universales en una condición en la que interactúan con y para nosotros.

La pequeña esfera giratoria mostrada en la última enseñanza (KSW356) fue impulsada por el sol central en el centro de la gran esfera o tazón; mostró su posición y movimiento usando el punto de referencia con el sol en el centro. Ahora aprenderemos a reemplazar este sol central con nuestra Alma.

De esta manera, los campos o el Alma de la pequeña esfera se producirán por la interacción del sol central con su entorno, de nuestra Alma con el interés de la Tierra. Entonces sería posible, si lo deseamos, condensar el plasma de la pequeña esfera más de lo que es en forma material para que podamos verlo y disfrutarlo.

En la imagen vemos el entorno de los campos de nuestro planeta (eclosión roja), en el que los rayos fundamentales (paquetes de energía del Alma del Creador) interactúan con nuestra Alma (el sol); esta interacción conduce a la creación de la pequeña esfera (eclosión azul).

Será nuestro deseo el que determine la manifestación de lo que queremos: movimiento, materia o vida.

Y, por supuesto, la gran pregunta sigue siendo: ¿qué tendremos que cambiar en nosotros para poder poner el dinero exacto, incluyendo la propina, en la palma de nuestras manos al final de una cena con amigos en un restaurante?
En nuestro ejemplo, el Alma ve el objeto de su deseo a través de los ojos y el Alma de la fisicalidad (la mente) crea el dinero para pagarlo.


La visión del Nuevo Mundo

Realidad objetiva

Si logramos introducir en la conciencia colectiva el concepto de la imposibilidad de aniquilación, de que todos pueden resucitar y de que toda la vida es eterna, entonces eso es exactamente lo que sucederá. Porque cuando tal creencia se convierta en parte de la conciencia colectiva, se estabilizará y comenzará a ser percibida como la realidad objetiva. ¡Todo el mundo verá la vida eterna como todo el mundo ve ahora la muerte!
Por eso actuamos como una Humanidad Unida; en esta perspectiva trabajamos directamente sobre nuestra conciencia personal pero también sobre la de toda la comunidad. Entonces provocamos cambios en nuestra percepción individual de la realidad y también en la forma en que toda la raza humana percibe la realidad. Y una vez que pasemos el punto de inflexión, donde la conciencia colectiva también estará completamente estructurada – todos verán el mismo mundo perfecto al mismo tiempo.
Si entendemos que el hombre fue creado para la vida eterna y que nadie debe morir en principio, si cada persona considera que la vida eterna es natural, entonces la vida se convertirá en natural, y la realidad física será exactamente así. Ya que la imagen en nuestra conciencia estructurada forma la imagen física. Así es como se crea la realidad física. Esta es la forma de crear una vida eterna verdaderamente feliz.

La resurrección y la vida eterna

La resurrección es la restauración del cuerpo físico después de la muerte. La biología nos enseña que la mayoría de las células de nuestro cuerpo se renuevan cada 7 años y hemos aprendido que nuestra conciencia recrea nuestro cuerpo físico a un ritmo de 1017 veces por segundo. ¿Por qué no podría hacerlo de nuevo después de que el cuerpo físico muera?

Cuando el hombre resucite su cuerpo después de la muerte, su cuerpo será perfecto y saludable. Además, la resurrección le permite volver con todos los entendimientos de la vida que acaba de dejar y todos los entendimientos de sus vidas anteriores. La resurrección puede ser entonces una herramienta extremadamente poderosa en el proceso de la evolución del hombre. La resurrección y la vida eterna en el cuerpo físico, permite al hombre evolucionar indefinidamente en la fase de realización. La reencarnación fue el proceso adaptado a la fase de la dualidad en el plano material; ya no se adapta en la fase de realización donde es reemplazada por la vida eterna.
Como lo ve el Creador, el hombre es eterno. Nuestra tarea ahora, por lo tanto, es llevar este conocimiento del Creador al hombre para que pueda realizar su propia eternidad. Desde esta perspectiva, la resurrección es vista como un regreso a la eternidad del todo.

La resurrección y la vida eterna son la manifestación de la armonía universal del mundo.
En el fondo de su corazón, cada uno de nosotros sabe que la resurrección universal de los muertos está por venir: el hombre, una vez creado, no puede ser aniquilado porque es una parte activa e integral del mundo entero. Y al crear el Alma eterna, que a su vez crea el cuerpo, el Creador ha creado un cuerpo eterno como un reflejo eterno del Alma.

¿Por qué es necesario dar prioridad al cuerpo físico y hacerlo indestructible? ¿Por qué la tarea ahora es hacer que el hombre sea consciente de su verdadera eternidad?

La posibilidad de que el cuerpo pueda ser destruido abre la puerta para que el hombre manipule a otro hombre amenazándolo con la muerte. Si el cuerpo físico es indestructible, el chantaje se vuelve absurdo: la prisión, la ejecución, el hambre, el envenenamiento, etc., ya no son una realidad.

Tampoco se puede utilizar la violencia y la muerte para castigar. Este es el verdadero fundamento de la paz eterna en la tierra. Así que si queremos trabajar por la Paz la mejor manera sería estructurar nuestra conciencia hasta el punto en que somos inviolables – esto se vuelve aún más crucial en el escenario de la instalación del “nuevo orden mundial”!

Hoy en día, cuando hay un conflicto entre pueblos o países, se suele utilizar la fuerza para resolver el problema. La mayoría de las veces, la muerte biológica del enemigo se utiliza para evitar llegar a la raíz del problema, para llegar a las causas reales.

Por lo tanto, hacer el cuerpo físico indestructible y nuestra vida eterna debe ser nuestra prioridad. De esta manera, el hombre podrá asegurar la verdadera base para su desarrollo armonioso dentro y fuera. Cuando el mundo exterior esté completamente calmado, el hombre se dará cuenta de que el Creador y todo el Universo están ahí para ayudarlo a él y a su desarrollo en todo momento. Esto le permitirá dar un valor real a su vida, que se volverá alegre y feliz.

Cuando nos miramos más de cerca, vemos que ya tenemos mucha “eternidad” en nosotros: nuestros pensamientos son eternos; y con ellos, todo lo que pensamos, decimos y hacemos es de naturaleza eterna.

La luz de la eternidad está constituida de tal manera que el hombre la reproduce, la recrea. Y cuanto más se difunda esta luz hacia la realidad exterior, cuanto más miremos a través de los ojos eternos del Creador, más veremos cuántos aspectos de nuestro mundo son eternos.

Cuanto más somos capaces de percibir la eternidad,
más nos hacemos conscientes de nuestra propia eternidad.

A medida que estructuramos nuestra conciencia, nuestros pensamientos se cargarán cada vez más de luz informativa y se convertirán en poderosas bio-señales. Veremos que nuestros pensamientos empiezan a producir la luz de la eternidad, y entonces, por supuesto, querremos aumentar el volumen de luz irradiada hacia la realidad exterior, y dirigir nuestros pensamientos hacia la eternidad, y hacia las tecnologías del desarrollo eterno. Esto es lo que hacemos cuando transferimos esta información desde la eternidad a través de nuestros pensamientos a los otros elementos del universo. Incluso durante este proceso ya comprenderemos que irradiamos como los soles del universo.
Podemos empezar a considerar la eternidad como un fenómeno cotidiano cuando aprendemos de la biología que todo cuerpo renueva todas sus células cada 7 años. Y más aún si consideramos que la tasa de refresco de todo nuestro cuerpo es de 1017x/seg. La renovación celular no se produce a través de la muerte; no es que una célula muera y luego se vuelva a crear; al igual que un árbol pierde sus hojas en el otoño y crece otras nuevas en la primavera. No sucede así, no hay muerte.

Ahora entendemos que todas nuestras células ya son eternas en la naturaleza. Y al mirar todo el organismo de la misma manera, vemos que también es eterno. En este nivel de conciencia, nuestro cuerpo cambia; los diferentes tejidos irradian una luminiscencia plateada.

Podemos entonces extender esta conciencia de la eternidad a toda la realidad a partir de los elementos que sabemos que son eternos en nuestro cuerpo.

La urgencia de la vida eterna no es simplemente una búsqueda lógica, sino que es también la expresión de la esencia total del hombre, que viene de Dios, el Creador, que es eterno y por lo tanto es su deseo. La eternidad del hombre es la eternidad de Dios y la estructura organizativa del hombre.

El hombre y el Creador

Cuando entramos en contacto directo con nuestra Alma, simultáneamente entramos en contacto con el Creador. Este contacto ocurre cuando todo se hace con el Principio Universal o la Salvación Global en mente. Cuando nuestra primera tarea es el contacto con el Creador, la Salvación Global, entonces las tareas restantes se vuelven muy simples. Si nos ponemos en el estado del Creador, podemos actuar muy fácilmente, sin cansarnos nunca.

En otras palabras, pensamos, hablamos y actuamos como el Creador. En el momento en que empezamos a dirigir nuestras vidas hacia el Creador, el Creador y todo el Universo vienen en nuestra ayuda. Entonces todos los eventos se alinean en múltiple sincronía. Sentimos que estamos en medio de nuestra misión de vida y que la vida nos apoya en esta dirección. Todo se vuelve simple, alegre, armonioso. Incluso cuando dudamos, cuando no sabemos qué hacer, podemos preguntarnos cómo actuaría el Creador…
Nuestra transformación actual, el Desafío Corona, está teniendo lugar precisamente desde la perspectiva de la unión del hombre con el Creador. El hombre comienza a ser como el Creador, lo que significa que es indistinguible de Él en términos de la reacción del mundo exterior. Si la conciencia del hombre está bien estructurada, entonces el plano material reaccionará a los pensamientos del hombre exactamente de la misma manera que a los del Creador; el plano material se apresurará gustosamente a los deseos del hombre.

Es correcto y bueno combinar nuestras acciones con las del Creador; no debería haber diferencia entre “la obra de Dios = la obra del hombre“. En este proceso, llegará el momento en que tendremos la certeza de que somos realmente parte del Creador.
El hombre está hecho para crear y armonizar. Por lo tanto, las enseñanzas actuales promoverán naturalmente la salvación global (Principio Universal), el desarrollo armonioso, la resurrección/vida eterna; mientras que al mismo tiempo asegurarán las condiciones para el desarrollo armonioso eterno de todos los elementos de la realidad de acuerdo con los propósitos del Creador.

Si nuestra conciencia cambia, el mundo entero cambia

Cuando nuestra conciencia esté más estructurada, el mundo exterior y el interior ya no serán percibidos como diferentes. El estado en el que estamos normalmente ya no puede ser el mismo. Durante el proceso de estructuración, nuestro estado de conciencia fluctuará constantemente entre ciertos límites en correlación con el nivel de nuestro desarrollo en ese momento.

Por supuesto, puede suceder que nuestro estado ordinario de conciencia cambie repentinamente a un estado relativamente alto de conciencia. En ese momento, la persona experimenta lo que llamamos “Samadhi”, un éxtasis, un increíble sentimiento de alegría en la vida. De hecho, es imposible describir este estado con palabras, hay que experimentarlo. A través de la verdadera aspiración espiritual, la comprensión profunda y la práctica regular y sostenida, podemos llegar a ese nivel donde siempre estaremos en un alto estado de conciencia.

De hecho, la diferencia entre nuestro estado real de conciencia y nuestro potencial total es tan enorme que se podría decir que la persona ha pasado a otro nivel de existencia. Porque debemos tener en cuenta que el cuerpo humano es un sistema, capaz de una mejora infinita. Y es difícil imaginar al hombre actual en todo su potencial. Cuando ponemos a los seres realizados en un pedestal: Jesús, Buda, Siva, Eckard Tolle, Osho, M. Keshe, Grigori Grabovoi – nos hacemos creer que son especiales y que su posición es inaccesible para nosotros – entonces, ¿por qué molestarse en intentarlo?

Comprueba si estás atrapado en la misma idolatría; ¡y escapa inmediatamente!


Emociones

La interacción entre el Alma y el alma de la fisicalidad (mente) crea una luz que llamamos emoción”. M Keshe

La emoción de la visión

“Debemos ser capaces de crear suficientes campos en dirección al Alma desde la forma física al Alma para que la barrera de aminoácidos en el cerebro humano no exista. Entonces en todo tu cuerpo sentirás la emoción del Alma. No es la interacción entre las dos almas, pero el propósito de esta enseñanza es tener una emoción para ambos sistemas. Entonces los dos pueden trabajar juntos para producir al unísono el cuerpo perfecto para cualquier ambiente dado en los universos”. El Sr. Keshe

Nuestros sentidos físicos

Fuera de nuestro planeta, en el espacio profundo, no podemos usar nuestros sentidos, porque viajamos con nuestra Alma y durante este tiempo nuestro cuerpo está suspendido. Además, cuando nos encontramos con nuestros hermanos y hermanas de la Comunidad Universal, nuestros sentidos y la información que nos proporcionan no son muy valiosos. Por eso necesitamos acceder a las emociones correspondientes para orientarnos, comunicarnos y divertirnos.

Incluso si conocemos las emociones de la presencia, la posición y el conocimiento, puede que no seamos capaces de ver a qué se refieren. Por ejemplo, una persona puede ser capaz de ver el Alma como luz, pero nuestra mente aún no está lo suficientemente estructurada para percibirla.

Nuestro lenguaje tiene expresiones como ser “ciego a ciertas cosas” o estas cosas estarán “en nuestro punto ciego” – en estas situaciones, no podemos ver ciertas cosas porque los filtros de nuestra conciencia no nos lo permiten.

Todo lo que podemos ver

Ahora miremos más de cerca: nuestros ojos perciben información del nivel de la materia en forma de píxeles (A). Entonces nuestra mente con nuestra conciencia interpreta los datos visuales para sintetizar una imagen o percepción mental (D).

Sabemos que para nuestra conciencia, los datos visuales del mundo material (A) tienen el mismo grado de realidad que la imaginación (C). Pero hay una tercera fuente de información: todos los elementos del universo tienen un Alma, que existe en un nivel superior al de la materia. Si nuestra conciencia está suficientemente estructurada, puede percibir información de cualquier elemento a nivel energético y también a nivel fundamental (B).


Si queremos ver lo que el Alma ve, tenemos que ir más allá del nivel de la materia, al nivel de la energía o fundamental – y lo que nuestra Alma ve sólo aparecerá como luz o sentimiento. Al principio, nuestra mente puede no ser capaz de descifrar la información, pero nuestra Alma sí. Por lo tanto, nuestra conciencia debe abrirse a este reino de la percepción si va a participar en él.

 

Se podría decir que nuestros ojos funcionan como un puente entre el Alma y lo físico. Este puente se usa cuando recordamos nuestros sueños. Cuando soñamos, nuestra Alma interactúa con otra Alma. El Alma transfiere la información de este encuentro a nuestros ojos; y a través de este canal, tiene acceso al cerebro físico para traducirla y sintetizarla en imágenes reconocibles. Accedemos a estas imágenes cuando recordamos nuestro sueño de la mañana siguiente.

Probablemente el Alma usa el mismo canal en experiencias cercanas a la muerte cuando las personas están físicamente muertas en la mesa de operaciones, pero su conciencia sale de sus cuerpos. Entonces pueden percibir tan claramente como con los ojos abiertos lo que está sucediendo en la sala de operaciones y a veces incluso más allá de este evento espacio-tiempo.

Visión del alma

Ahora sabemos que el Alma usa mucho las emociones; las emociones pueden contener y transferir grandes cantidades de información. Y puede enviarlos al filtro de la mente que traduce las emociones en información visual, como en un sueño. Pero hay pérdidas en esta traducción, el resultado no lo contendrá todo. Así que a veces no podemos entender nuestros sueños: vemos las imágenes y no tenemos idea de cómo interpretarlas o entenderlas.

Otras veces, podemos incluso tener un recuerdo claro pero no visual de lo que acabamos de soñar – un sentimiento muy vívido – pero somos totalmente incapaces de comunicarlo – ¡incluso si todavía lo vemos! Esto significa que nuestra Alma está haciendo lo que se supone que debe hacer, pero estamos tan lejos de ella o tan desacostumbrados a su lenguaje que no la entendemos.

No podemos reconocer lo que no sabemos y no podemos ver lo que no sabemos. Por lo tanto, es crucial saber más para entender y ver más.

Así, siguiendo esta enseñanza y las prácticas para estructurar nuestra conciencia, podemos ver más y más cosas excepcionales porque estas enseñanzas abren nuestra mente a nuevas dimensiones; y nuestra Alma ya está entusiasmada por usar esta nueva libertad.

Recuerda también que el Alma sólo entiende de emociones, por lo tanto un sentimiento de felicidad es la condición así como la confirmación de un deseo que hemos hecho. Cuando nos detenemos en el sentimiento que tendremos cuando nuestro deseo se haga realidad, es cuando nuestro deseo se vuelve tan cargado que se materializará.
El Sr. Keshe dice que ve a la gente en dos niveles simultáneamente: ve la apariencia física, lo que la persona quiere mostrar, y ve el Alma, por lo que percibirá la diferencia entre los dos si es que hay una. Puede ver cuando una persona está mintiendo, pero no puede decírselo a la persona, porque sólo es un observador, un testigo puro – no interferirá.

Es un signo de madurez el poder ver tanto a nivel físico como a nivel del Alma; y como tal, es una excelente herramienta para estructurar nuestra conciencia.
No veremos un Alma a la vez, sino una multitud de Almas, y será como ver fuegos artificiales. Tan hermoso que nos preguntaremos, “¿Por qué he estado ciego a esto por tanto tiempo?” Y es posible que físicamente, con nuestros ojos de aminoácidos, podamos ver a un grupo de personas sufriendo al mismo tiempo. El alma no puede sufrir, sólo puede disipar su luz como el sol.

En la emoción de la visión podemos ver la presencia de todo en su espectro completo, mientras que con la visión física sólo podemos ver la pequeña sección permitida por la fuerza de los aminoácidos, una especie de visión de túnel sesgada.

La emoción de la visión es también el navegador en nuestros viajes espaciales a través del Alma. Con la ayuda de nuestra Alma podemos ir/estar en cualquier lugar que podamos ver, ver a través de nuestra Alma y no a través de nuestros ojos. Es entonces la madurez o el grado de estructuración de nuestra conciencia lo que decidirá lo que podemos ver con nuestras emociones – e irnos si queremos. Así que cuanto más estructurada está nuestra conciencia, más se abre el Universo ante nosotros.

La sensación de reacción

La sensación de conocimiento + la sensación de visión = la sensación de reacción

La sensación de reacción permite que la aptitud y el alma se involucren o se involucren en algo o no. Si me veo en una posición en la que mi presencia y conocimiento puede crear un peligro para mí o para otros, entonces me retiro de esa situación a través de mi visión. Esta discriminación puede señalar el peligro, pero también puede señalar visiones “demasiado buenas”, que pueden ser demasiado fuertes para nosotros. Entonces estamos cegados por ello, porque nuestro sentido de la reacción nos protege.
Así pues, en ambos casos, la sensación de la visión (atractiva o repulsiva) en relación con nuestro sentimiento de conocimiento decidirá si deseamos o no manifestarnos físicamente en una situación con la que nos encontremos.

Por supuesto, el sentimiento de reacción depende en su funcionamiento mucho del grado de estructuración de nuestra conciencia. Un sentimiento de reacción puede limitar nuestra libertad si se alimenta de sistemas de creencias colectivas o puede expandir nuestra libertad hasta que veamos que somos seres eternos disfrutando de un mundo eterno!


Cómo se crea el Creador

“El Alma del Creador se crea a partir de todas las Almas que él creó y que lo llevaron a su creación.

Se necesitan miles de millones de años para crear una estrella a partir de la interacción de dos campos, creando un nuevo plasma que, en interacción con todos los demás campos, crea el primer átomo; que, en interacción con todos los demás átomos, crea moléculas… luego polvo y finalmente, millones de años después: finalmente nace la estrella. Hacemos lo mismo en 9 meses en el útero; eso es lo que el Alma es, eso es lo que el Alma es capaz de hacer.

La iluminación no cambia el cerebro o la mente, sólo da más poder al programa que está en marcha: la conciencia”. El Sr. Keshe


El sentido del conocimiento

Siente el conocimiento

El Alma contiene todo el conocimiento del universo y, más allá de eso, todo el conocimiento del creador. No necesitamos ir a la escuela, sólo necesitamos concedernos el acceso al Alma e inmediatamente somos lo que llamamos omniscientes. El acceso a nuestra Alma es a través de la estructuración de nuestra conciencia.

Como no nacemos accidentalmente como chinos, africanos o europeos, es el Alma la que elige el ambiente de inercia en el que nuestro cuerpo tomará forma, determinando así la raza y las condiciones en las que creceremos.

El Alma también contiene todas las líneas de tiempo, todos los campos de fuerza del tiempo en los que tendrá lugar nuestro desarrollo físico y mental. El Alma sabe intrínsecamente a qué edad empezar a comunicarse, cuándo abrir la facultad de pensamiento mental abstracto y la conciencia. Parece que el Alma, en su acción natural, sin ser obstaculizada por la mente no estructurada, modifica la conciencia (proporciona un nuevo software) del niño para que pueda entrar en las diferentes fases de su desarrollo. El alma abre una puerta tras otra. Es decir, el Alma sabe lo que sabe y proporciona este conocimiento a la mente a través de una expansión natural de la conciencia.

Por lo tanto, es la emoción del conocimiento lo que entra en juego. A cierta edad nos intriga saber por qué nos mojamos jugando bajo la lluvia, por qué la lluvia en invierno cae en copos de nieve, etc. Ya no nos contentamos con observar los hechos; se abre ante nosotros una nueva fuente de placer: el placer de saber qué ocurre detrás de las cosas que observamos, cuáles son las fuerzas detrás de las apariencias que las hacen moverse.

Este nuevo deseo es entendido por el Alma; de hecho viene del Alma, es plantado por el Alma como una semilla para nuevos caminos de descubrimiento de este espléndido mundo tridimensional. Cuando ve que el deseo es recibido, añade el conocimiento necesario para satisfacer este nuevo deseo. En el lado de la mente/conciencia, el niño comienza a estar intrigado por una nueva parte del mundo: “oh, estoy ansioso por explorar cómo funciona esto” e inmediatamente comienza a usar el software correspondiente, ya provisto por el Alma, para satisfacer este nuevo deseo.

La fase en la que el niño pregunta por qué esto y por qué aquello, es muy importante; y el niño sabrá inmediatamente si la respuesta que se le ha dado es sincera y adecuada o no; siente si el conocimiento de la respuesta es correcto, utilizable y útil – utiliza el sentimiento del conocimiento.

Hemos dicho que el Alma es la reserva de todo el conocimiento relevante, así que los padres y el maestro no tienen que alimentar al niño con respuestas sino mostrarle el camino donde puede encontrar sus propias respuestas dentro de sí mismo!

La emoción es una enorme reserva de conocimiento

En los artículos anteriores ya hemos elaborado los diferentes contenedores de conocimiento, siendo el lenguaje el más pobre y las imágenes y sentimientos los más densos.

El paralelismo se encuentra en el hecho de que el lenguaje se refiere a la mente racional en el nivel material, mientras que los sentimientos y las imágenes pertenecen al nivel transitorio y fundamental. El Alma no habla ni entiende los lenguajes humanos; transfiere y procesa una cantidad infinita de conocimiento a través de imágenes y emociones. Uno de los canales de comunicación preferidos del Alma es la intuición; y la intuición, como todos sabemos, trabaja con sentimientos e imágenes.

Feria de placeres intermedios

Una vez que accedemos al almacén infinito de conocimiento en nuestra Alma, ya que es UNO con el Alma del Creador, nos encontraremos en el mismo nivel que el Creador teniendo acceso al mismo conocimiento y siendo capaces de la misma creatividad que puede dar nacimiento a los Universos.

Al principio, podemos encontrar mucho placer en probar las cosas: ¿cómo sería si fuera rubia y tuviera ojos azules? ¿Cómo me sentiría si me quedara bajo el agua todo el tiempo que quisiera o cómo dormiría suspendido entre las ramas de los cerezos en flor? Podemos intentarlo todo, siempre y cuando no vaya en contra del Principio Universal.
Pero entonces, lentamente, nos acostumbraremos a nuestras nuevas habilidades y conocimientos, y muy probablemente nos ceñiremos a la forma física en la que nacimos; ya que nuestra Alma había creado nuestro cuerpo en esa forma particular porque era la forma más apropiada para vivir NUESTRA vida – en el sentido de obtener el mayor placer de nuestras experiencias, y por supuesto en el sentido de estar en el lugar más apropiado para servir a la totalidad de la existencia. “Servir a toda la existencia” significa “ayudar a todo el mundo a obtener el mayor placer de sus experiencias”!
No hay sacrificio en el sentido clásico de la palabra, no hay abandono del propio interés por el bien de los demás o de un ideal. Pero habrá mucho sacrificio en el sentido original: la palabra sacrificio viene del latín y significa “hacer algo sagrado”; así que si me sacrifico, ¡me hago sagrado! En este sentido, floreceremos participando en la elevación del Alma de todos los seres.

La evolución del conocimiento

Incluso si utilizamos el término “almacén de conocimientos”, no queremos decir que el conocimiento universal sea limitado. No lo es; es parte de la creación, lo que significa que es infinita como la creación misma. Y como la espléndida co-creación del Creador y el Hombre es capaz de crear Creadores, el proceso de creación no sólo es infinito y eterno, sino que va todo el tiempo más allá de sí mismo:

Lo vemos claramente en la cuestión del conocimiento. Recibimos el conocimiento del Alma del Creador. El conocimiento es libre. Lo multiplicamos libremente. Y a través del mismo proceso de entender y compartir lo que hemos entendido, el conocimiento pasa del Alma del Creador a nuestra Alma. En este proceso, naturalmente añadiremos nuestros colores que nos llegan en el proceso. De esta manera, la mencionada reserva de conocimiento siempre y constantemente se ha expandido. El conocimiento se expande y cambia constantemente, y nunca volverá a ser el mismo. Y no puede ser de otra manera, porque los propios universos se están expandiendo y todo en ellos está cambiando constantemente!

“Cuando obtenemos conocimiento, lo compartimos para elevar a otros. Y cuando aprendemos – no importa de qué fuente científica, en qué área de conocimiento o comprensión – entonces nos hemos convertido en el verdadero buscador de conocimiento. En este contexto, el papel de la Fundación Keshe es acercar a la humanidad a esta verdad” M. Keshe

La pregunta de Alexander: “¿Cómo podemos liberarnos de las garras de la fisicalidad en este momento?”

“Es una cuestión de estado mental. Es cómo definimos y cómo funcionamos en esa mente. La belleza del nuevo ciclo es que vivimos en la dimensión del Alma y elegimos disfrutar de la forma física cuando queremos. La elección es nuestra”. El Sr. Keshe

Usando el conocimiento

La comprensión o el conocimiento pueden ser utilizados de diferentes maneras. Normalmente lo usamos para lograr lo que queremos. Hemos aprendido que la realidad en el plano material se manifiesta a través de la Ley de Atracción que transforma los paquetes de energía provenientes del centro de Unicos con la ayuda de nuestra conciencia en formas materiales. El elemento decisivo en el proceso es obviamente nuestra conciencia – si no está estructurada, la totalidad de las manifestaciones será un popurrí de fenómenos contradictorios que vemos a nuestro alrededor. Si, por otro lado, nuestra conciencia está estructurada, viviremos para siempre en un mundo felizmente perfecto.

Por lo tanto, hay un conocimiento constructivo y no constructivo, paralelo a nuestra conciencia, que también puede ser constructivo o no. Afortunadamente, sólo los pensamientos constructivos, provenientes de un conocimiento estructurado, tienen la fuerza para influir directamente en la realidad. Esto nos lleva al hecho de que el uso más efectivo y beneficioso del conocimiento es el control de la realidad.

El Control de la realidad

Nosotros en nuestro mundo

El mundo está construido por el Creador de una manera que es a la vez simple y complicada. Es simple, porque un niño muy pequeño puede vivir en él con éxito. Complicado, porque la realidad contiene una infinita variedad de objetos, una variedad de formas, colores, sonidos, olores, etc. Además, todos los elementos de la realidad están vinculados entre sí por conexiones informativas universales; cada elemento interactúa con los demás elementos para encontrar su posición equilibrada.

Parece, por lo tanto, que el mundo es complicado de entender con la mente racional pero simple de vivir. Ya que somos parte del mundo, es fácil para nosotros controlar el mundo con nuestra conciencia, que también es parte del mundo. El mecanismo para controlar la realidad es divino, fue creado por el Creador, y funciona continuamente. Para poder usarla, el hombre debe conocerla y aprender a usarla. Para aprender a controlar la realidad, no necesitamos recrearla, sólo necesitamos ajustar nuestro instrumento de control de la realidad. Nuestro instrumento de control es la mente con su sistema operativo llamado conciencia. Cuanto más somos capaces de estructurar nuestra conciencia, más empezamos a construir nuestras vidas de acuerdo con las intenciones del Creador.

La conciencia es nuestra herramienta

Dijimos que es fácil controlar nuestra realidad. En el contexto, la expresión “control de la realidad” tiene una interpretación inequívoca, significa “hacer que cualquier acontecimiento evolucione en una dirección constructiva”, es decir, en el espíritu del Principio Universal tal como lo concibió el Creador. Es como si viviéramos con todos los universos dentro de una esfera y pudiéramos simplemente, con nuestro meñique, cambiar todo dentro y fuera de la esfera – nuestros pensamientos pueden cambiar el mundo.

Es importante entender que nuestra conciencia no diferencia entre lo que vemos con nuestros ojos carnales y lo que vemos dentro de nosotros; porque nuestra conciencia, la realidad material y la imaginación son equivalentes. Este es un principio fundamental. Así que, si pensamos en algo, mientras estamos en el estado mental correcto y si nuestra conciencia está suficientemente estructurada, entonces ese pensamiento puede materializarse y cambiar el curso de los acontecimientos.

La conciencia es la estructura que permite al Alma controlar todo a nivel material. A través de la conciencia, podemos controlar la realidad externa así como los elementos internos, como los sentimientos o la percepción por ejemplo.

Durante mucho tiempo, la humanidad creyó que se limitaba a un rango muy pequeño de acción sobre sí misma, los demás y el medio ambiente. Hipnotizados por la conciencia colectiva, nos habíamos acostumbrado a nuestra impotencia. Ahora es el momento de redescubrir nuestro potencial infinito.

En el pasado, creíamos que nuestro poder de control descansaba únicamente en lo que podíamos hacer a nivel material, por lo que la eficacia de nuestro control era inestable e incierta. Ahora que estamos aprendiendo a basar nuestro control de la realidad en la conciencia, podremos crear lo que queramos. Cualquier evento puede convertirse en un evento favorable cuando aprendemos a aumentar la fuerza del campo magnético de nuestros pensamientos. El enfoque de la estructuración de la conciencia es el fundamento de las enseñanzas de Grigori Grabovoi, que apuntan a la salvación global y al desarrollo armonioso de todos.

Cómo estructurar nuestra conciencia

Entonces, ¿cómo lo haces?
Empezamos por ponernos en el estado espiritual correcto. Un poco de meditación, una reconexión con el cuerpo, con la respiración. Es muy simple, basta con estar en contacto con uno mismo, ser consciente de uno mismo. Cuanto más practiques, más naturalmente te llegará este estado. Hasta que se vuelva permanente. Hay muchas maneras de entrar en el estado relajado de la conciencia. He aquí una simple y efectiva propuesta por Hélène Laporte, la excelente profesora de Grigori Grabovoi:

Ahora te invito a que te centres y hagas lo que es bueno y correcto para relajarte.
Bostezo, estiramiento.
Conecta con tu respiración. Siente el aire entrando y saliendo por tus fosas nasales y pulmones.
Siente tu corazón latiendo, siente la sangre circulando por todo tu cuerpo.
Percibe tu cuerpo en un solo pulso. Siente tus pies, tus piernas, tu tronco, tu cabeza, tus miembros superiores. Conéctese a todo su cuerpo físico.
Ahora equilibra tu estado emocional y energético con tu intención.
Profundiza un poco más en el estado de confort de tu cuerpo.

Esta relajación despierta te conecta con el nivel fundamental e informativo de la realidad. En este estado de alta vibración, tus pensamientos son necesariamente brillantes y en armonía.

Una vez que se está en este estado, todo lo que hay que hacer es visualizar, sentir o incluso sólo pensar en el evento para normalizarlo o materializarlo y dejar que el estado de relajación despierto difunda su energía sobre el evento. Infundirá el evento energéticamente con amor, luz, paz y armonía.

Esta técnica de control de la realidad se convertirá en rápida y simple. Recibiremos confirmación si nuestro esfuerzo de normalización o materialización ha tenido éxito a nivel emocional – sentiremos una gran sensación de armonía, amor, alegría, paz o presencia por ejemplo. Para controlar la realidad, simplemente necesitamos introducir nuestro propio elemento espiritual en el evento y así producir una mayor armonía. Cuanto más evolucionada sea nuestra espiritualidad, más estructurada es nuestra conciencia, más poderoso será nuestro control de la realidad.

Es como si añadiéramos luz al evento y así reorganizáramos su estructura de luz. Se puede percibir esto a nivel óptico, o se puede sentir un cambio en las sensaciones del cuerpo o la aparición de un nuevo estado de ser. Puedes visualizar el evento a nivel normal, o simplemente puedes introducir luz en él y dejar que haga su trabajo. Hay un número infinito de formas de hacer esto.

Cambiamos el mundo y él nos cambia a nosotros

Todas las estructuras del mundo están interconectadas, incluyéndonos a nosotros. La consecuencia es que no necesitamos pensar en todos los detalles que queremos cambiar en una situación dada. En el momento en que cambiemos una cosa y normalicemos todo lo demás seguirá. Es muy simple. Es así porque todo en el mundo está conectado a todo lo demás, así que cuando normalizamos un elemento, cambia de posición, por así decirlo, y todo lo demás le seguirá. Es como estar en una especie de telaraña, que envía luz a un lado y toda la telaraña se ilumina al mismo tiempo!

Cuando nos centramos en un elemento existente en el nivel de la materia estando en un estado relajado de conciencia con una mente estructurada, en realidad sincronizamos la realidad del estado de la materia con nuestros pensamientos. Es decir, transformamos la realidad para que tome la forma de nuestros pensamientos.

Nuestra conciencia es creada por el Creador a su imagen y semejanza. Por lo tanto, nuestra conciencia está construida de tal manera que podemos materializar cualquier objeto de la realidad que necesitemos. Para ello, sólo necesitamos tener una idea constructiva de cómo lo hace exactamente el Creador. Y así, se abrirán infinitas perspectivas para nuestra creatividad.

Por supuesto, podemos usar estas técnicas de control para nuestras vidas personales, pero imagina las repercusiones cuando las usamos a nivel colectivo para mejorar las vidas de toda la humanidad!

El mundo está hecho de estructuras interconectadas. Cambiar una de estas estructuras cambia todas ellas. La percepción y la conciencia son parte de estas estructuras. Así, al cambiar nuestro punto de vista, cambiamos nuestra percepción e interpretación del evento y por lo tanto de la realidad. El punto de vista cambia según el grado de estructuración de nuestra conciencia. Por ejemplo, si vemos un accidente de coche, o bien nos decimos a nosotros mismos que es horrible o no reaccionamos con un juicio y enviamos un impulso normalizador. Esto significa que realmente cambiamos la realidad al cambiar nuestro punto de vista.

También explica por qué, al elevar nuestro nivel individual de conciencia, elevamos el nivel de toda la conciencia colectiva.

El punto de inflexión

La estructuración de la conciencia significa aumentar la densidad de la información, aumentar la masa de datos en un cierto volumen. Tal concentración de la conciencia puede tener consecuencias considerables. Cuando en el proceso evolutivo de la persona, la concentración de su conciencia en un cierto volumen alcanza un cierto valor, el mundo cambia: la mente vuelve a su lugar natural y original – se convierte de nuevo en el más perfecto servidor del Alma.

Usted ha notado que este “mecanismo” asegura que nadie puede abusar del mundo para su beneficio personal, poder, etc., y que no se abusa del mundo para su beneficio personal. Porque la mente alcanza este poder último sólo cuando se somete al Alma, es decir, al Creador. Así que no puede haber realidad para alguien que trata de dominar a los demás para su beneficio personal – sin embargo, puede crear esta ilusión y hacer que los demás también lo crean. ¡Una mentira no se convierte en verdad, aunque millones de personas lo crean!

Al mismo tiempo, la estructura del mundo está cambiando y ya no es el mundo el que determina la estructura de la persona, sino la persona misma que marca el tono. En este punto, comenzamos a vivir el verdadero propósito de nuestra vida, comenzamos a vivir la vida de ser creados a la imagen del Creador.

Cuando la densidad de la información en nuestra conciencia es mayor que la de la conciencia colectiva, entonces la conciencia colectiva ya no nos limita; entonces nos liberamos de los sistemas de creencias colectivas.

Tan pronto como la fuerza de este campo de la conciencia se hace más fuerte que la del campo de la materia y se independiza de este último, el hombre se vuelve intocable e indestructible. Los pensamientos, palabras y acciones del hombre se convertirán en el elemento esencial y primario, y todos los demás objetos materiales se convertirán en elementos secundarios. Y este será el siguiente nivel de nuestra evolución, donde el hombre comienza a crear su realidad sin límites, ya no está sujeto a las leyes de la materia, recupera su lugar como co-creador.

Debido a que el control de la realidad está más allá del nivel material, en el nivel fundamental y energético, nada del mundo material puede tocarnos. Por lo tanto, podemos trabajar completamente a gusto; a una distancia en el espacio o el tiempo.

Confiar en el proceso

La estructuración de la conciencia y el consiguiente control de la realidad se convertirán rápidamente en nuestra herramienta básica, permitiéndonos normalizar inmediatamente cualquier situación, incluso en una emergencia. Pero cuando empezamos a controlar la realidad, nuestra conciencia puede no estar lo suficientemente enfocada para estabilizar el resultado.

En ese momento, tendremos resultados, pero no durarán. O tenemos resultados parciales. Por ejemplo, si tratamos de normalizar un desastre, tal vez no podamos prevenirlo completamente, pero podemos reducir su impacto en la vida. Así que tenemos que seguir trabajando hasta que hayamos estabilizado el resultado. Si sentimos que no está funcionando bien, es simplemente que nuestra conciencia no está aún lo suficientemente estructurada para tener resultados muy efectivos. Debemos continuar y perseverar; llegará el momento en que lleguemos allí. Es inevitable.
En nuestro camino hacia el control de la realidad, con un poco de práctica y tiempo, seremos capaces de sentir si nuestra conciencia ha alcanzado el nivel de control de la realidad o no; y seremos capaces de ajustarnos en consecuencia.

El trabajo “negativo”

Hay, por así decirlo, una parte negativa del trabajo de estructurar nuestra conciencia. Tenemos que aprender a evitar la información que no es estándar. Tenemos que aprender a no prestar atención a nada que no sea estándar. La idea de curar una enfermedad con esta tecnología, por ejemplo, simplemente nos pide que no consideremos la falta de conocimiento que causó la enfermedad.

Es algo así como una elusión en un sentido muy concreto, incluso espacial: la parte que no está en la norma se posiciona en un lugar determinado. Si sabes esto, simplemente no tienes que entrar en ese espacio con tu atención o pensamiento. Si no alimenta la parte no estándar con su atención, no puede materializarse para usted. ¿Por qué no? Porque la Ley de Atracción sólo materializa las cosas en las que hemos centrado nuestra atención.

Si el Alma está en control, envía el pre-pensamiento que la mente, a través de su conciencia estructurada, transforma en pensamiento estructurado que luego genera una materialización a la norma. Si, por otro lado, las creencias colectivas toman el control, causan distorsiones. Por lo tanto, es correcto y bueno no analizar o incluso pensar en lo que no está en la norma; no debemos preocuparnos por ello en absoluto. Lo que deberíamos hacer es enviar un impulso inmediato para controlar la realidad y avanzar sin preocuparnos por ello. Aquí hay un ejemplo: caminas alrededor y ves un agujero delante de ti. Reconoces que es un agujero en el que caerás si no tienes cuidado; e inmediatamente – ¡sin siquiera pensarlo! – tus pies van alrededor de él.
También es cierto que no se puede trabajar con un negativo; no se puede forzar a no ver o pensar en algo. Pero se puede sustituir una reacción por otra respuesta; se puede cultivar el reflejo para dar una bio-señal normalizadora tan pronto como se enfrente a un evento que no es normal. Con el tiempo y la confianza en el proceso, nuestro impulso constructivo irá sustituyendo poco a poco el viejo reflejo de sentir la atracción del crimen, los desastres, etc., y podremos responder a la nueva situación de una manera más constructiva.

Es como poner el evento inarmónico de nuevo en el camino de la eternidad. Todo lo que se ha extraviado, lo traemos de vuelta al centro. Lo ponemos de nuevo en el camino correcto y enviamos luz. Cuanto más nos alejamos del camino del medio, más conocimiento necesitamos, más luz necesitamos.

Para permitir que un evento se normalice, nuestra conciencia debe proyectarlo constantemente a la norma. El evento negativo en sí mismo puede ayudarnos en el camino: todo evento que no es como nos gustaría que fuera, contiene esta información negativa, pero también tiene otra faceta: todo lo que no nos gusta nos dice al mismo tiempo lo que nos gusta. Así que tenemos la opción de mirar el lado oscuro o el lado claro. Tenemos la opción de elegir a qué dirección dirigimos nuestra atención. Simplemente eliminamos la posibilidad de que algo malo pueda suceder fuera de nuestra conciencia; y sólo mantenemos todas las posibilidades de lo que nos gustaría que sucediera.

De hecho, cuando estamos bien entrenados, la solución viene con el problema y empezamos a normalizar la situación al instante, tan pronto como sucede – con los ojos cerrados.

Por qué funciona

Podemos ver que todo en el mundo tiene una naturaleza particulada y ondulante. Y todo se decide en el lado de la onda y el lado de las partículas sólo sigue. Ahora sabemos que necesitamos crear una onda de luz resonante, una bio-señal con nuestra conciencia, para interferir con el lado ondulatorio de los eventos.

En otras palabras, es una cuestión de velocidad de procesamiento de la información, una cuestión de velocidad de pensamiento. Para que se produzca la curación, por ejemplo, la velocidad de procesamiento de la información sobre el estado de salud debe ser más rápida que la velocidad de procesamiento de la información sobre el estado de la enfermedad. Basta con abordar la parte ondulatoria del evento inarmónico, es decir, la patología, para que vuelva a la normalidad. Entonces, una vez que se armoniza, el lado de las partículas debe seguir la onda modificada.

El proceso de normalización

Normalizar un evento no significa reemplazarlo con uno nuevo. Sabemos que todos los eventos mundiales ya han sido creados por un impulso amoroso en la co-creación del Creador y el Hombre. Siempre se ajustan al estándar y se llaman “prototipo original”. Existen en el nivel fundamental y aparecen como posibilidades en el nivel material. Cada evento se crea con un número infinito de posibilidades. Y es nuestra conciencia la que elige qué posibilidad se materializará por la Ley de Atracción. Y la tasa de refresco de la realidad es de 17x/seg.

Este prototipo original contiene la luz informativa que puede ser transmitida por una conciencia estructurada a un evento para ser normalizado. En este proceso, la luz de información funciona como una plantilla que superpone el estado normal de un evento sobre un evento actual que no es normal; y lo normaliza de esta manera. Las secuencias numéricas funcionan exactamente así.


La emoción de la presencia

Normalmente no pensaríamos que la “presencia” es una emoción, pero si miramos más de cerca, podemos encontrar que

  • sentimos claramente si estamos presentes o no

  • es claramente un indicador de nuestra alineación con el Alma

  • es claramente un indicador de si nuestra conciencia está estructurada

Mientras que las emociones más comunes están mayormente conectadas con eventos en el plano físico, la emoción de la presencia ocurre cuando nuestra mente está en espera y nuestra Alma toma la delantera!

Asi no estamos atrapados por sistemas de creencias colectivas, disparadores emocionales, etc.; así que podemos estar presentes a lo que está sin ningún juicio; una pura vigilancia sin ninguna implicación personal en absoluto. En este estado nuestra conciencia está estructurada y nuestra percepción es objetiva, no contaminada por los filtros subjetivos de una conciencia no estructurada. “Habitualmente el hombre utiliza las emociones para controlar el Alma, ahí es donde está el problema. Pero con la emoción de la presencia es una historia diferente.” M. Keshe

¿Qué es un sueño

Normalmente pensamos en un sueño como algo irreal, una ilusión. La Ciencia del Plasma nos dice que un sueño indica una interacción entre nuestra Alma y el Alma de la persona que vemos en nuestro sueño: cuando dormimos, no todas nuestras partes están durmiendo; ni el Alma ni el cuerpo, sólo la mente duerme. Así que durante ese tiempo, la parte activa de la mente está suspendida y la interacción del Alma con otra Alma es capturada por la parte pasiva de la mente. Por eso podemos recordar los sueños.

Pero a medida que recordamos el sueño en el llamado “estado de vigilia”, entonces la parte activa de la mente con la conciencia toma el control de nuevo y puede distorsionar lo que la parte pasiva capturó. Por supuesto, cuanto más estructurada sea nuestra conciencia, más recordaremos la interacción original entre las Almas.

El sueño y el viaje del alma

En el momento en que nuestra conciencia se estructura, no superpondrá creencias inconscientes sobre la interacción entre las dos Almas. En ese momento recordaremos la parte objetiva de la interacción entre las Almas. Al mismo tiempo seremos capaces de interactuar con cualquier Alma de cualquier “cuerpo” que podamos encontrar en el espacio en el nivel objetivo, el del Alma. También seremos capaces de percibir las condiciones de donde hemos llegado en el espacio y nuestra Alma, incluso sin la implicación de nuestra mente racional, adaptará nuestro cuerpo en tiempo real a la nueva condición de vida; así nos mantenemos perfectamente adaptados a donde estamos en todo momento.

Esto cambiará toda nuestra civilización porque el mismo proceso de adaptación seguirá incluso los más pequeños cambios en nuestro entorno – aquí en la Tierra o en otro lugar – para adaptar nuestra fisicalidad de inmediato para estar siempre en una condición física perfecta y agradable. La calefacción artificial, la iluminación, la energía para el transporte, etc., todo esto se volverá obsoleto.

Y hay otra ventaja en la estructuración de nuestra conciencia; cuando entendemos la interacción entre dos Almas, podemos soñar a propósito con cualquier Alma que deseemos y realmente la conoceremos!

En realidad, mientras vivimos nuestra vida de “visión de túnel”, nuestra Alma está en interacción y comunicación con todo lo que hay – sólo que no somos conscientes de ello debido a la visión de túnel; nuestras creencias inconscientes filtran la mayor parte de ella. El Alma siempre está a cargo en el fondo; así que cuando decimos “oh, yo sólo estaba allí cuando esto y aquello sucedió” la realidad es que el Alma nos llevó allí para que pudiéramos aprender algo.

La emoción de la posición

Aquí, en el plano físico, nos orientamos con la ayuda de nuestra visión y de dispositivos de orientación diferida como el GPS. Estas tecnologías no son utilizables en el espacio. Sin embargo, el Alma tiene la capacidad de percibir la estructura y la fuerza de la interacción con otras entidades, lo que le da la capacidad de determinar la ubicación real con precisión. Nuestro deseo de estar en presencia de una cierta persona, es de una intensidad de campo más alta que la manifestación física en los estrechos. En cualquier caso, las coordenadas en las que se encuentra una persona sólo son relevantes en el plano material. Por lo tanto, es la intensidad del campo de nuestro deseo lo que nos llevará al Alma que deseamos ver.

La emoción de la posición, aunque nos sea en gran parte desconocida, es bastante frecuente en el reino animal. Un ejemplo es la forma en que las leonas cazan antílopes: cada leona sabe exactamente dónde posicionarse alrededor de la manada de antílopes; luego espera y de repente todos se dirigen a un solo objetivo. Todo esto sucede en silencio; ninguna de las leonas es vista comunicándose con las otras para coordinar la caza. Simplemente conocen su posición individual en relación con la posición de las otras leonas y antílopes.

Vemos lo mismo en un enjambre de pájaros o en un banco de peces; cuando cientos de ellos se mueven como un solo ser. Las aves migratorias, especialmente los gansos, saben dónde y cuándo encontrarse con los demás, y cada uno conoce su lugar en la bandada y se mueve como un solo ser – nadie dirige el control de los movimientos.
¿Y cómo encuentran los pájaros el árbol exacto donde anidaron el año anterior cuando regresan? Pensábamos que estaban siguiendo los campos magnéticos de la Tierra. Pero estos campos cambian constantemente, sólo el árbol permanece en su lugar, así que parece que las cigüeñas están conectadas al alma de un árbol en particular para volver a él. Es como si el árbol los llamara constantemente, y ellos siguen la llamada como la de un amante.

Nuestros pies

También encontramos un sistema de posicionamiento en los pies y en el oído interno – el primero es responsable del equilibrio de todo el cuerpo, el segundo del posicionamiento de la cabeza. El pie, el dedo pequeño para ser más precisos, es el gran equilibrador. Decide las proporciones de nuestro cuerpo, la ubicación de nuestras masas, músculos y órganos y nuestra posición vertical. Y estos sistemas de posicionamiento funcionan de forma completamente independiente de nuestra participación voluntaria – la alianza perfecta entre el cuerpo y el alma.

Manos y dedos

Nuestros dedos son nuestras antenas; los usamos para absorber la energía del universo mucho más rápido que por cualquier otro medio físico. Su forma y posición determinan las energías que son absorbidas y cómo esas energías deben ser convertidas. También emitimos energías de manera puntual.