¿Cuánto necesitamos un traje espacial?

Muchas personas temen no poder sobrevivir en el espacio sin un traje espacial o cualquier otra forma de protección. Para superar el miedo necesitamos entender que el centro de nuestra vida es el Alma, que no puede morir y que puede crear un cuerpo perfecto para cualquier ambiente que nos gustaría explorar o disfrutar.

Somos un plasma; nuestra existencia puede ser vista como una espiral. La ciencia del plasma utiliza la espiral para describir cualquier cosa en su estado plasmático. Dependiendo del punto de la espiral en el que nos encontremos, apareceremos de forma diferente y tendremos una intensidad de campo diferente. Así que podemos adaptarnos a varias situaciones eligiendo la intensidad de campo de nuestra apariencia. En la imagen de la derecha podemos ser un cuerpo físico, o una forma intermedia, o una luz y en el centro somos Alma pura sin ninguna tangibilidad.

En cualquier posición de la espiral, absorbemos lo que necesitamos del entorno en el que estamos. Y de acuerdo con esa energía nos manifestamos en ese nivel.
Y de nuevo no es nuestra mente o nuestra personalidad con nuestra voluntad quien puede manejar esto; sólo nuestra Alma puede. Para permitirle hacerlo, necesitamos confiar en ella completamente. Ella puede cambiar nuestra apariencia 17x/seg. Pero si estamos en el espacio y no confiamos en nuestra Alma, nuestro cuerpo seguirá nuestros sistemas de creencias (equivocados), nuestro cuerpo no se adaptará y puede que no seamos capaces de sobrevivir.

Nuestra situación ahora mismo con nuestra mente desestructurada puede compararse a la de un coche: el equipo mecánico y eléctrico es el cuerpo. Cuando encendemos el motor, se activa el sistema electrónico; esto se compara con la mente. Y el que gira la llave, nosotros, estamos representando al Alma. Mientras nuestra mente está desestructurada, es como si el sistema de control electrónico del coche asumiera el papel del conductor (nosotros) y no tuviéramos forma de hacer que el coche se mueva según nuestro deseo. El sistema de control no nos obedece…


Blindaje magnético

La tecnología espacial necesita desarrollar soluciones rápidas y eficientes para los virus porque en el espacio los paquetes de energía de los virus viajan como rayos magnéticos, sin ser obstaculizados por nada y pueden ser tan fuertes que pueden disolver (¡más débiles!) las almas como el azúcar en el agua caliente. La solución a esta amenaza es un escudo magnético, similar a la protección que Tom Salas dio a la casa de su madre contra el huracán María.

Y por supuesto, cuanto más estructuramos nuestra mente, más cerca estamos de nuestra Alma, más eficiente será el blindaje magnético natural de nuestro cuerpo. El blindaje de plasma de Tom Salas ha demostrado que si podemos crear un campo plasmático que es significativamente más fuerte que la fuerza de campo de la amenaza (huracán, virus, todo), este último no puede interactuar con nuestro campo y «pasará a través de él». Puedes leer para entender más sobre este tema en el artículo principal de este número: Cuerpo y alma

El equipo que se muestra en la Expo también se utiliza para la investigación y el desarrollo continuos in situ. El Dr. Klaus relató las experiencias realizadas en la sala de la Expo con un reactor del sistema, que ha sido cargado por M. Keshe para el experimento de la Cúpula de Luz: en un momento dado el sistema de altavoces de campo magnético saltó sobre la mesa y la comunicación se interrumpió a distancias alternas del reactor; incluso cuando el reactor se apagó el efecto continuó – como si el reactor decidiera cuándo encenderse y apagarse.

U na «pequeña» preocupación es que una de las principales estaciones de radio austriacas está justo al otro lado de la calle de la exposición; por lo que encender los nuevos reactores puede templar o bloquear las emisiones de radio de esa estación.

También hay una nueva adición a la Tecnología de Aplicación de la Paz, que capturó el dron americano y el buque de guerra: la tecnología tiene ahora el deseo de paz incorporado en ella. Esto significa que las naves comerciales pasarán la cúpula de bloqueo sin obstáculos mientras que los buques de guerra, que llevan la intención de la violencia serán bloqueados e inhibidos en su funcionalidad.


Levantamiento y vuelo

El sistema UEU es inminente de despegar; puede ser programado para volar totalmente en el estado de plasma; es decir, energéticamente por encima / más allá del estado de materia, por lo que el sistema podría literalmente volar a través de la estructura de acero y vidrio del edificio de la exposición sin hacer ningún daño (= efecto de Tom Salas).

La carga del sistema se hace con rayos cósmicos y plasmas, que son inmensamente más poderosos que las «GaNSes producidas materialmente». Sólo funcionan dentro de una condición pacífica; por lo tanto los sistemas han incrustado el «Deseo de Paz» de Ella.

Los sistemas están muy probados en cuanto a sus efectos en nosotros, los seres humanos: en nuestra fisicalidad y nuestras emociones. La Tecnología de Viaje del Alma trabaja enteramente en el deseo y la comprensión del Hombre (como se explica en KSW345: si lo ves – lo alcanzas).

Un punto más importante de los viajes espaciales: cuando queremos ir, digamos, a otra galaxia, el Alma de esta galaxia tiene que aceptar que vengamos, tiene que gustarle la idea de interactuar con nosotros. Esta es una faceta más del primer requisito, o la 1ª Ley de la PlasmoDinámica: tenemos que ponernos en una posición más débil y preguntar con amor y cuidado si somos bienvenidos. Por otro lado sabemos que cualquier otra entidad, que viva en el Principio Universal, nos acogerá como una madre a su único hijo!

En el mismo contexto M. Keshe explicó que los Portales y Agujeros de Gusano para viajes espaciales no existen; no son reales y no hay necesidad de ellos, ya que con nuestra Alma somos libres de viajar en el Universo.

En la parte superior de la imagen viajaríamos convencionalmente de la Tierra a Venus, a Alfa Centauri, luego a las Pléyades y al planeta Zeus y finalmente volveríamos a casa.

El Viaje del Alma ocurre en realidad en el nivel fundamental (nivel de plasma), donde no hay espacio ni tiempo. Podemos imaginar esto como si todo lo que vemos en la imagen superior se apiñara en un solo punto; una singularidad. Y con nuestra Alma también estamos dentro de este punto.

Cuando viajamos en este contexto, en lugar de movernos de un lugar a otro, miramos, por así decirlo, a un aspecto diferente de la misma singularidad y ¡hop! ahí estamos.


¿Cómo respiramos en el espacio?

En nuestra vida terrestre respiramos oxígeno a través de los pulmones que difunden la energía del oxígeno en el flujo sanguíneo, que lo transporta a las células donde se necesita. Esto es lo que ves en la parte izquierda de la imagen.

Una comprensión más profunda del funcionamiento de un cuerpo vivo nos dice que respiramos nitrógeno a nivel de plasma que se disocia en Carbono e Hidrógeno dentro del pulmón; desde allí la energía del hidrógeno en estado de plasma se difunde a través de los alveolos del pulmón en el sistema linfático y sanguíneo hacia los diferentes lugares de demanda dentro del cuerpo. En el lugar de demanda el hidrógeno plasmático se transmuta de nuevo en energía en el estado de materia (ADP) para ser utilizado. Esto se muestra en el centro de la imagen.

La UMU es capaz de suministrar la energía que necesita una célula u órgano directamente a ese lugar, haciendo que todos los procesos de transmutación y transporte sean ignorados. La UMU produce todas las formas de energía que necesita el Hombre, así que su sistema cuerpo/mente puede elegir lo que necesita en cualquier momento. Es evidente que de esta manera todo lo necesario para reparar el cuerpo (accidente/enfermedad) se suministra también – mientras dormimos. Esto está simbolizado en el lado derecho de la imagen.